Share

¿Te estás exponiendo a Estos Carcinógenos Ocultos en el Pan, Cereales, Papas Chip, Fritas y Más?

por Cat Ebeling -  RN, BSN &  Mike Geary - Entrenador Personal Certificado, Especialista Certificado en Nutrición
co-autores:  La Cocina Quema Grasa



Pan - una fuente de acrilamidas.

Probablemente has escuchado opiniones contradictorias en el mundo de la nutrición, acerca de si los panes, cereales y otros alimentos derivados de los cereales son buenos para ti. Por un lado, tienes a las empresas de productos alimenticios, mega poderosas y multimillonarias, que obtienen enormes ganancias de los baratos alimentos derivados de los granos y que intentan convencer al público de que los panes, cereales, etc., son «saludables».

Por otro lado, tienes al selecto grupo de científicos, periodistas, algunos nutricionistas, etc., quienes creen que los humanos aún están adaptados para comer una dieta más del estilo «Paleo», que limita mucho los granos de toda clase, dado que éstos jamás constituyeron más que un pequeñísimo porcentaje de la dieta humana, hasta la época agricultural más reciente, que permitió la producción masiva de cereales por primera vez en la historia de la humanidad.

Pero olvidemos la propaganda «los granos enteros son saludables» versus el grupo pro nutrición «Paleo» (hacia el cual me inclino más, excepto por mis comidas trampa semanales... porque seamos sinceros, los panes y cereales son ricos, e incluso aunque se supone que no estábamos hechos para consumir grandes cantidades, ¡sé que igual quiero mis comidas trampa semanales!)... En cambio, concentrémonos en un tema específico acerca de los panes, cereales y, los mayores «delincuentes» las papas fritas y las chips...

Las Acrilamidas Carcinógenas (hay noticias buenas y malas)

Puede que hayas escuchado acerca de las «Acrilamidas» y sus posibles efectos negativos como carcinógenos en la salud, pero quizá no estabas seguro sobre los alimentos que contienen las mayores concentraciones. ¡Bien, los alimentos farináceos fritos son los peores! Las acrilamidas se producen principalmente a partir de alimentos farináceos que han sido expuestos a altas temperaturas. Eso incluye alimentos como las papas chips, papas fritas, chips de maíz, cereales, pan, galletitas, pretzels y más.

Básicamente, cualquier carbohidrato farináceo, cocinado a alta temperatura por cualquier método como tostado, asado, al horno o frito, contendrá niveles más altos de acrilamidas. Generalmente, no se producen acrilamidas si un alimento está cocido en agua. También se las encuentra en cereales asados y tostados y productos de panificación —de nuevo, los niveles más altos se encuentran en los que han sido horneados hasta dorarlos... así que esa corteza marrón del pan es la que contiene los niveles más altos de este carcinógeno.

Y, lo siento, amantes de las papas fritas... los niveles más altos de acrilamidas se han medido en cualquier tipo de papas fritas. Las papas chip y las papas fritas doradas contienen los niveles más altos de las desagradables acrilamidas.

¿Son muy malas las acrilamidas?

Las acrilamidas en los alimentos fueron descubiertas en el 2002 por científicos suecos, y ocuparon algunos grandes titulares (por lo menos en Estados Unidos) donde se reportaron por primera vez. La Administración de Alimentos y Drogas (FDA) no ha reconocido en realidad el impacto negativo de las acrilamidas causantes de cáncer y los productores de alimentos, hasta ahora, tampoco están poniendo etiquetas de advertencia en sus productos, respecto de los niveles de acrilamidas.

Las acrilamidas son sustancias químicas causantes de cáncer que se producen cuando los alimentos se asan a la parrilla, fríen, hornean a temperaturas bastante altas. Se piensa que un aminoácido que hay en los alimentos farináceos cambia su forma cuando se calienta, y se convierte en acrilamida. Se ha encontrado que los métodos de cocción a altas temperaturas, como freír, hornear o asar, son los que producen más acrilamidas, mientras que la cocción al vapor o hervido producen muchas menos.

Investigadores en Europa y los Estados Unidos encontraron acrilamidas en ciertos alimentos que fueron calentados a temperaturas superiores a los 120 grados Celsius (248 grados Farenheit), pero no en alimentos preparados por debajo de esa tempratura.

La Organización Mundial de la Salud, (OMS) y la Organización de Alimentos y Agricultura, han expresado que los niveles de acrilamidas en ciertos alimentos plantean una «seria preocupación» y que se necesitan más investigaciones para determinar los daños.

En un estudio, se descubrió que las mujeres que consumían 40 microgramos o más de acrilamidas por día, tenían el doble de riego de contraer cáncer de endometrio y ovarios que las mujeres que comían alimentos con muy pocas o sin acrilamidas. 40 mcfg es la cantidad de acrilamidas que hay en una pequeña porción de papas chip.

Niveles de acrilamidas en ciertos alimentos:

  • Papas chip - 546 microgramos/kg
  • Papas fritas - 698 microgramos/kg
  • cereal para desayuno - 131 microgramos/kg
  • café - 8.5 microgramos/kg

Ten en cuenta que si bien el café está listado aquí con muy escasas cantidades de acrilamidas (debido al proceso de tostado de los granos), existe la teoría de que los altos niveles de antioxidantes del café contrarrestan cualquier efecto negativo de esta pequeña cantidad de acrilamidas.

¿Existen sustancias que te protejan de las acrilamidas?

Teniendo en cuenta que las acrilamidas se encuentran en mayores cantidades en alimentos que, de todos modos, deberías evitar, hay otra razón para abstenerse de esos alimentos. Es muy importante evitar lo más posible a los peores «delincuentes»: Papas fritas, papas chip, chips de maíz y cereales.

Pero, seamos realistas... si bien éstos deberían limitarse lo más posible, ¡no muchos están dispuestos a abandonarlos del todo! Entonces, dicho esto, ¿cómo nos protegemos de los posibles efectos perjudiciales de las acrilamidas cuando escogemos gratificarnos?

La respuesta es ¡con antioxidantes!

Los investigadores encontraron que hay tres tipos de antioxidantes en particular —los polifenoles del té, el resveratrol y una sustancia que se encuentra en el ajo— que disminuyen o contrarrestan el daño que pueden hacer las acrilamidas en nuestros cuerpos.

Los polifenoles se encuentran en toda clase de tés —té negro, verde, blanco, rojo, etc., pero el té verde y el blanco son los que contienen los niveles más altos de los saludables polifenoles. Teniendo esto en cuenta, podría ser una buena idea beber tés con alto contenido de antioxidantes en las ocasiones en que comes alimentos con alto contenido de acrilamidas.

El Resveratrol es el famoso antioxidante que se encuentra en la piel de las uvas y el vino tinto. También se encuentra en los cacahuates de piel roja, como los españoles. De nuevo, se podría pensar que un vaso de vino tinto con los antioxidantes que contiene, puede ayudar a proteger contra los efectos de los alimentos con Acrilamidas.

El Trisulfuro de dialilo es un compuesto que se encuentra en el ajo fresco que ha sido asado, picado o pisado. Además de combatir los efectos perjudiciales de las acrilamidas, también es un potente estimulador del sistema sistema inmunológico . Estos tres compuestos también son antioxidantes muy efectivos.

Si bien estos tipos específicos de antioxidantes han sido destacados por los científicos como potenciales inhibidores de los efectos negativos de las acrilamidas, yo no supondría que otros antioxidantes no pueden ayudar también. Como sabes, la canela, cúrcuma, y otras hierbas como la albahaca y el orégano, igual que todas las bayas son fuentes muy potentes de antioxidantes que podrían ser protectoras también.

Conclusión: Evita lo más que puedas — los alimentos farináceos fritos, asados u horneados... especialmente las papas fritas, chips y chips de maíz; lo mismo que cereales procesados, panes y galletas.

Estos alimentos específicos no sólo representan calorías vacías con muy poca densidad de nutrientes, sino que también aumentan la insulina (pueden acumular grasa abdominal) y son alimentos potencialmente carcinógenos. Las acrilamidas son simplemente un motivo más para evitarlos.

En tus «comidas trampa», cuando eliges comer alimentos farináceos que pueden tener alto contenido de acrilamidas, asegúrate de bajarlos con algún té con alto contenido de antioxidantes como el té verde, oolong, blanco, rooibos, u otra fuente de antioxidantes.

Si aún no tienes una copia, asegúrate de echarle un vistazo a nuestro programa Los Principales 101 Súper Alimentos que Combaten el Envejecimiento para ver nuestro sistema completo para transformar tu cocina y tu vida en una máquina quema grasa.

Comparte libremente este artículo con tus amigos y familiares para ayudar a proteger su salud.

Share

Video divertido: 9 Consejos para Construir Más Músculo


Artículo relacionado de LECTURA OBLIGADA: ¿Obtienes el 67% de tus calorías de estos tres alimentos?

 

Si apenas conociste el sitio web VerdadSobreAbdominales, asegúrate de registrarte para recibir mi boletín semanal GRATUITO y obtener todos mis artículos gratis sobre nutrición y fitness, recetas quema grasa, entrenamientos inusuales, y más:

         


«Cómo Protegerte de las Acrilamidas Causantes de Cáncer que hay en los Alimentos que Te Encantan», Bárbara L. Minton, natural News, Natural News.com, 29 de noviembre, 2008.

Dr. Joseph Mercola, «¿Pueden provocar Cáncer las Acrilamidas en Alimentos Comunes Cocidos?", Mercola.com, 2 de agosto, 2003.

Hoja de datos del Instituto Nacional del Cáncer, «Las acrilamidas en los alimentos y el riesgo de cáncer», http://www.cancer.gov/ 29 de julio, 2008.